8 Consejos de decoración unidos con comodidad

8 consejos para aunar estilo y comodidad en tu hogar

Cada familia tiene un concepto de comodidad y confort diferente, de la misma manera que cada uno de nosotros imprime a su hogar su propio estilo. Combinar ambos conceptos es la clave para sentir que nuestra vivienda es también nuestro nidito.

Las claves

Para conseguirlo, lo primero que debemos hacer es nuestra propia lista de prioridades: qué es lo imprescindible para que nos sintamos como en casa, y así ponernos manos a la obra teniendo siempre en mente el equilibrio entre belleza y confort. Porque es importante comprender que la decoración debe complementar nuestro estilo de vida y que solo si nuestro inmueble es práctico y funcional seremos capaces de sentirnos a gusto en cada rincón.

Hay elementos que no podemos conseguir con la decoración. Como disponer de una preciosa vivienda en un entorno privilegiado, como las de El Turó de la Cisa en Premià de Dalt (Barcelona); con una arquitectura impresionante, como la de la promoción de Alfonso X, o emblemática como la Ferraz 41, ambas en Madrid; con espacios exquisitamente comunicados como los apartamentos de Stoneweg Living en Enric Granados 52, Barcelona. Si, además, se ha pensado en que estén bien distribuidos y bañados de luz, ya tenemos los elementos más importantes para empezar a construir con estilo y comodidad. El resto, te los damos en forma de consejos.

8 consejos de oro para la decoración y la comidad de tu hogar

1. No intentes abarcarlo todo y empieza por lo importante

Y ¿qué es lo relevante? Aquel espacio o que tú o tu familia necesitáis en el día a día. Por ejemplo, si eres de los que convierten la cocina en el centro neurálgico de la vida familiar, empieza por planificar su decoración. Si sois de los que pasáis horas en el salón compartiendo experiencias, pon tu primer foco en ese espacio.

2. Olvida los “pongos” y céntrate en elementos

La decoración no debe ser una acumulación de elementos, sino detalles que te hagan sentir a gusto pero que al mismo tiempo sean útiles. Si no sabes qué aporta un objeto, no lo pongas.

3. Optimiza la luz natural

Puede cambiar la dimensión y el ambiente de un espacio. La luz natural da más sensación de confort que cualquier otra fuente de luz artificial. Así que aprovéchala con muebles que la reflejen y la potencien como espejos decorativos grandes, que dan la sensación de amplitud y llenan de estilo tu hogar. Pero también debes regular su caudal con cortinas adecuadas. Si la ventana es pequeña, usa visillos o estores traslúcidos. Si son grandes y tienes poco espacio o es estrecho, los paneles japoneses son un gran acierto. En cambio, si tienes suficiente espacio y quieres darle un mayor protagonismo a las ventanas para que se conviertan en uno de los puntos focales de tu estilo, combina visillos y cortinas enmarcando el ventanal.

4. Orden es igual a estilo y comodidad

Y por ello es importante planificar almacenajes amplios antes de ponernos a decorar. Organizar bien un vestidor atendiendo a cuáles son nuestras preferencias en cuestión de ropa y complementos es imprescindible. ¿Para qué dejar un gran espacio para vestidos largos si lo nuestro es ir siempre con camisa y pantalón? Pero también debemos pensar en dónde y cómo queremos guardar la ropa de cama, las toallas, la ropa fuera de temporada, las maletas, los bolsos… Si el espacio es limitado, los muebles como los baúles o cómodas son nuestros grandes aliados. En los primeros podemos guardar mantas y colchas en su interior, y tienen mucho estilo si los usamos como mesa auxiliar o como calzador a pie de cama. En la cocina, los bancos con almacenaje en el interior se convierten en asientos funcionales (donde siempre cabe uno más) en los que guardar mantelerías y otros menesteres. Con unos coquetos cojines a medida, los conviertes en un rincón con encanto.

5. Buscar el equilibrio en la iluminación

Ni poca, ni excesiva, ni muy blanca, ni demasiado cálida, ni uniforme en toda la vivienda, ni desaparejada en cada rincón. Escoger la iluminación de nuestro hogar no es tarea fácil. Planifica la cantidad de luz que necesitas en cada espacio, según la actividad que tengas prevista realizar. Las luces led en línea son ideales para espacios como la parte baja de los muebles de la cocina, por ejemplo. Pero en el salón es mejor crear un ambiente con distintos y discretos puntos de luz cálida que con un torrente de luz blanca. Si tienes espacios multifuncionales como, por ejemplo, una zona de trabajo en el salón, instalar un regulador de intensidad e incluso de calidez es ideal para otorgar estilo sin perder funcionalidad.

6. Plantea un recibidor práctico y acogedor

Solemos descuidarlo, pero merece nuestra atención. Todos tenemos nuestras rutinas: dejar las llaves, el bolso, el abrigo, los zapatos. Así que debes pensar en el recibidor como en la estancia que marca el carácter de tu hogar. Pero más importante es aún pensar en su pragmatismo. Usa una cómoda con algún elemento donde dejar las llaves, un espejo en el que mirarte antes de salir, unos colgadores en la pared en los que deshacerte del abrigo al entrar, una mullida alfombra si eres de los que se descalza nada más cruzar el umbral de la puerta. La cómoda puede tener cajones, cestas o zapatero, dependerá de lo que te resulte más práctico según tus hábitos. Para darle estilo, busca texturas y acabados que le confieran unidad al conjunto. Utiliza un suave punto de luz alternativo con una lámpara vistosa y, si tienes luz natural, no olvides añadir una bonita planta que dé vida y color al espacio.

7. Medidas proporcionales

Las medidas de los muebles son muy importantes a la hora de casar los dos conceptos que hoy nos ocupan. Poner un sofá enorme en un pequeño salón puede ser tan agobiante (al no dejar espacios para moverse sin chocar con nada), como escoger uno minúsculo en una zona amplia (pues da la sensación de que uno no es bienvenido). Si el espacio es pequeño usa sillones bajos con elementos colgantes en los laterales para los mandos, revistas, etc. Si es más amplio, una buena chaise longue va a hacer las delicias (además, las hay con almacenaje en el interior). Los cojines son elementos muy decorativos que pueden poner un contrapunto de color cuando se usan con cabeza.

8. Plantas que dan vida

Las plantas en tu hogar son elementos que añaden frescura, color, textura y calidez y, además, purifican el aire. En la cocina puedes usar un pequeño espacio para tener un minihuerto de plantas aromáticas y si lo haces vertical no te robará espacio de trabajo.

Y ahora ya puedes ponerte a planificar tu estilo de vivienda sin perder comodidad.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn