¿CÓMO PASAR DE VIVIR EN PAREJA A UN HOGAR FAMILIAR?

DAR EL PASO DE VIVIR EN PAREJA A FORMAR UNA FAMILIA

Pasar de ser una pareja a ser una familia, implica un cambio tan importante en nuestras vidas que nos lleva a replantearnos muchas cosas. Una de ellas es la vivienda, porque la mayoría de las veces aumentar la familia también significa cambiar de casa.

Pero en el nuevo inmueble no solo debemos buscar más metros o alguna que otra habitación de más. Adaptarlo a las necesidades de cada uno de sus miembros requiere un análisis de nuestro día a día y nuestras prioridades, con tal de conseguir un entorno ideal que se ajuste tanto a nosotros como a nuestros hijos.

10 consejos para pasar del piso de pareja al hogar familiar

Debes tener en cuenta varios factores si quieres acertar. Por eso te exponemos nuestros 10 mejores consejos. El hogar ideal existe, sobre todo, cuando el equipo de Stoneweg Living tiene en cuenta todos los puntos imprescindibles de la lista para diseñarlos y crear inmuebles que ofrecen una alta calidad de vida.

  1. El espacio

    Es evidente que si somos más en casa, necesitamos más metros. Pero no es tan sencillo como sumar, porque hay que planificar a largo plazo. Debemos pensar dónde pasaremos más tiempo en familia, como en el salón y en la cocina, y buscar que sean amplios. Las terrazas que nos conectan con el exterior también son un punto a tener en cuenta, porque se convierten en una zona de juegos y relax excelente para niños y adultos.

  2. La funcionalidad

    Los espacios deben ser prácticos, pero no por ello menos bonitos. Por ejemplo, si como pareja tenemos suficiente con un cesto para la ropa sucia y una lavadora en la cocina, cuando lleguen los críos vamos a descubrir lo indispensable que puede llegar a ser un lavadero.

La promoción Dehesa Living, situada en una de las mejores zonas de Madrid, con viviendas de 4 o 5 habitaciones, dispone de amplias zonas donde disfrutar de las cenas en familia o de una tarde de juegos. Las terrazas amplias se integran dentro del hogar como una zona donde relajarse con los niños viendo el atardecer. También se ha pensado en la funcionalidad con cocinas donde tener a mano todo lo que necesitamos, lavaderos amplios, espacios de almacenaje y suficientes baños y bien ubicados.

  1. La distribución

    Para vivir en equilibrio, necesitamos que la distribución esté bien pensada para que cada cual pueda disfrutar de la vivienda sin molestar al resto. Pero al mismo tiempo, es fundamental pensar en que los espacios que van a reunir a toda la familia (cocina, comedor, salón) sean funcionales, confortables y adaptados a todos.

Si somos más de mar, muy cerca de Barcelona, entre Premià de Dalt i Vilassar, está El Turó de la Cisa.  Muy bien comunicada y con todos los servicios necesarios para la familia, este excelente proyecto tiene una distribución diseñada para compartir los espacios comunes, pero al mismo tiempo dejándonos la privacidad que necesitamos en cada momento. Un hogar ubicado en un entorno bello, en un ambiente familiar y seguro para que toda la familia crezca y disfrute de cada momento.

  1. El número de habitaciones y baños

    Si vamos a ser una familia de 4, no nos bastará con sumar una habitación más. Debemos pensar que cuando son pequeños pueden compartir habitación, pero necesitarán una zona para jugar. Y cuando crezcan los hijos querrán más intimidad y una zona de estudio. Tener suficientes habitaciones y dejar alguna como despacho o refugio de adultos, es una buena previsión. Con los baños, pasa lo mismo: nunca hay suficientes, pero el mínimo son dos.

Dehesa Living, cuenta con la vivienda A1, compuesta por 2 plantas. En la planta baja hay un baño, pero es que en la primera planta dispone de 4 dormitorios además del dormitorio principal, y cada uno de ellos goza de baño propio. ¡Menudo lujo! En el caso del Turó de la Cisa, dividida en 3 plantas (baja, primera y sótano), hay 1, 3 y 1 baño, respectivamente. Estés en el rincón que estés de tu casa, no te faltará.

  1. El almacenaje

    Los bebés son pequeños, pero todo lo que necesitan, no lo es. Si la familia crece, el almacenaje también debe hacerlo. Durante los primeros años de vida de nuestros pequeñines, la cantidad de trastos (cochecitos, sillitas, adaptadores, etc.) que acumulamos es exponencial. Si queremos sumarle más de un miembro, entonces nos podemos ver en un aprieto si no hemos pensado en ello. Y el almacenaje no solo hace referencia a los armarios y vestidores; tener una buena previsión en la cocina pasa por plantearnos comprar una alacena, robots de cocina, más sartenes, ollas más grandes,…

  2. La ubicación

    Tener niños en casa es moverse continuamente del colegio a las extraescolares, del supermercado a la biblioteca, del pediatra al parque… Es importante tener todos estos servicios a mano, pero sin olvidar que debemos buscar un entorno adecuado para que los críos crezcan en una comunidad segura.

Otra de las grandes ventajas de Dehesa Living es que ofrece una ubicación perfecta. En plena naturaleza y rodeada de zonas verdes, nos da toda la tranquilidad y belleza que necesitamos para crear un ambiente perfecto donde criar a nuestros hijos. Pero al mismo tiempo, está muy cerca del entorno urbano, lo que nos ofrece todos los servicios que podemos necesitar.

  1. El entorno

    La experiencia del confinamiento como consecuencia del Covid-19 nos ha demostrado lo importante que es vivir en un entorno agradable, cerca de la naturaleza y con unas buenas vistas. Vivir a las afueras, puede aportarnos aire puro, vistas del mar, la montaña o los árboles y un ambiente más familiar y cercano. Además, en estos entornos es más fácil que la vivienda tenga zonas verdes y espacios en contacto con la naturaleza, lo que es vital para disfrutar del tiempo en familia.

  2. La seguridad 

    Es un punto a destacar, sin duda. Debemos sentir que vivimos en un entorno seguro en muchos aspectos, tanto en lo que se refiere a la zona o el barrio en el que vamos a vivir, como dentro de la casa para que nuestros hijos crezcan a salvo.

  3. Luz natural

    En cualquier vivienda es imprescindible pensar en ella, pero cuando hay niños o adolescentes, entonces se vuelve un valor esencial. La luz natural nos aporta serenidad, bienestar y relax, lo que estimula la paciencia y la sensación de felicidad.

El Turó de la Cisa son12 viviendas pensadas para que la luz natural y la tranquilidad que nos aporta la brisa marina inunden cada rincón. Con 5 habitaciones y amplias terrazas con porche en cada una de ellas, El Turó de la Cisa integra el exterior en el interior hasta fundirse en un solo espacio.

  1. Y las mascotas

    Inexplicablemente, hijos y mascotas muchas veces vienen de la mano. Si queremos ser previsores busquemos un hogar donde podamos convivir con ellas y donde poder ofrecerles un entorno confortable.