SKYLINE Y EL FUTURO DEL VERTICAL LIVING

Los cimientos

1925.

Nueva York. La Torre Ritz. Esta colosal construcción supuso el inicio de un boom para el vertical living.

Se vio, con bastante rapidez, como una excelente solución para la creciente población de la urbe y, tal y como se puede apreciar, tanto en países asiáticos como en EEUU o el Reino Unido, se convirtió en una recurrente forma de ofrecer una vivienda a las clases medias y bajas. Sin embargo, a día de hoy, la necesidad de encontrar un diseño residencial que esté a la altura (nunca mejor dicho) del imparable crecimiento demográfico, es indudable.

En la actualidad, según las Naciones Unidas, el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas y los expertos apuntan que, en los próximos 30 años, unas 150 grandes ciudades duplicarán su población urbana, desencadenando una necesidad residencial sin precedentes. A la luz de esta inminente realidad, el crecimiento de la población urbana nos empuja a tener que configurar un modelo de ciudad más sostenible para la población creciente.

La torre residencial más alta del mundo se encuentra en Nueva York. Otras ciudades que apuestan o han estado apostando durante las últimas décadas por este tipo de vivienda son Dubai, Singapur, Tokio y Hong Kong. De hecho, según una publicación de Urban Hub, se estima que unos 60 millones de personas viven en apartamentos a grandes alturas.

Las grandes ciudades son un polo de atracción para muchísimos compradores de vivienda, de modo que muchas grandes ciudades por todo el mundo están procurando construir viviendas de obra nueva que satisfagan esta necesidad manteniendo los pies en el presente y la mirada en el futuro. Estos hogares deben ser sostenibles, seguros y atractivos para sus futuros compradores; 3 requisitos que, como se comprobará a continuación, Skyline cumple a la perfección.

Un cambio de mentalidad

Vivimos en un mundo distinto al que vio nacer el high-rise living y que comporta, a su vez, una subversión de los valores que previamente caracterizaban a la sociedad: de la propiedad al compartir, de la independencia a la comunidad, de lo parecido a lo único, … Evidentemente, esto tiene consecuencias en las necesidades residenciales y los modelos que las satisfacen.

Otro elemento a tener en cuenta es que cada vez más nos inclinamos hacia la conveniencia de fácil mantenimiento. El wellness entra dentro del conjunto de preocupaciones de los compradores, de ahí que se priorice la instalación de gimnasios, piscinas, etc. También lo es sociabilizar, lo que da pie a la creación de espacios comunes como huertos urbanos, salas de coworking, … que tal y como veremos a continuación, Skyline sigue al pie de la letra.

Una visión de Stoneweg Living

Con una inversión superior a 200 millones de euros, el levantamiento de dos torres de 100 metros con más de 300 apartamentos de 1, 2 y 3 habitaciones, será una realidad en la capital española a finales de 2022. Se situará en el Paseo de la Dirección, en Madrid, encarado hacia el noroeste, dispuesto a generar un cambio tanto a nivel estructural como a nivel económico y social en la zona.

Se trata de una construcción sostenible porque, entre otras cosas, aspira a la obtención del certificado BREEAM, una garantía de eficiencia y ahorro energéticos del que pocas viviendas pueden presumir.

La seguridad de estas dos torres residenciales implica, entre otras medidas claro está, la instalación de una puerta de madera blindada para acceder al piso, el acceso al garaje será mediante un mando a distancia y habrá un servicio de consejería.

Finalmente, su atractivo. Desde luego, lo que más salta a la vista para cualquier persona que ojee está promoción de obra nueva en Madrid. Ya desde el exterior, Skyline conquistará, puesto que su diseño arquitectónico será, muy probablemente, un icono inconfundible de la ciudad de Madrid. Gracias al trabajo de Touza Arquitectos, este emblemático edificio permitirá ver con claridad hacia donde se dirige el futuro del vertical living.

Unas instalaciones incomparables

Como no podía ser de otro modo, estas torres residenciales están pensadas para poner al alcance de sus residentes todo aquello que puedan necesitar.

Estarán dotadas de plazas de aparcamiento y trasteros; dispondrán de un gimnasio totalmente equipado, sauna y solárium; siguiendo la línea de un healthy lifestyle, Skyline ofrecerá asimismo 2 piscinas, una de ellas panorámica, situada en la última planta; habrá también un huerto urbano y extensos jardines; finalmente, las viviendas estarán dotadas de amplias terrazas.

En lo que se refiere a las calidades del inmueble, como por ejemplo la climatización, la instalación de aire acondicionado se hará mediante fan-coil en falso techo de baño y habrá suelo radiante en todas las estancias, incluyendo tanto el baño como la cocina. Además, el salón-comedor tendrá un termostato ambiente.

En resumen, Stoneweg Living ha invertido en el modelo residencial urbano que protagonizará las ciudades del futuro y se puede formar parte de él creando un hogar en estas magníficas torres madrileñas.

Escribe un comentario

#YoMeQuedoEnCasa

Apreciado usuario:

La salud y bienestar de todos nuestros empleados, colaboradores, proveedores y clientes es nuestra prioridad.

Por ello, aunque nuestros puntos de venta permanecerán cerrados físicamente, SÍ agendaremos visitas virtuales, atenderemos vuestras solicitudes y resolveremos dudas para poder continuar con nuestra actividad como hasta ahora.

¡Déjanos tus datos y el comercial te contactará y enviará un enlace para poder explicarte todo al detalle, así como enviarte la documentación!