¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA LUZ NATURAL EN LAS VIVIENDAS?

Es evidente que la luz natural aporta bienestar y calidez a cualquier vivienda, además de proporcionar al apartamento o a la casa un encanto especial. Los espacios con una buena iluminación natural se perciben más amplios y confortables aportándonos una agradable sensación de bienestar. Pero, además de las ventajas estéticas, también es muy significativo el impacto que una luz natural adecuada tiene sobre la eficiencia energética de la vivienda.

Pero no son solo estas las razones por las que Stoneweg Living da a la luz natural un protagonismo especial en sus proyectos de obra nueva. Pues una iluminación natural afecta de una manera directa la calidad de vida de los habitantes de un hogar y por ello es tan importante a la hora de diseñar la construcción de cualquier vivienda, como en Les Terrasses de Palamós (Girona). Un proyecto de viviendas familiares donde la luz del mediterráneo se filtra a través de las ventanas de las terrazas de gran profundidad para bañar cada estancia ofreciendo una sensación de confort en armonía con el paisaje de la Costa Brava.

La luz natural en las viviendas es salud

La exposición a la luz natural de un hogar aporta muchos beneficios. Por un lado, elimina bacterias que crecen en ambientes oscuros y húmedos. Por el otro, influye directamente en nuestro estado de salud y nuestro ánimo. ¿Cómo?

  1. Ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico, lo que significa que gozaremos de mejor salud. Hasta el punto que algunos estudios han demostrado que los pacientes hospitalizados en habitaciones con una buena luz natural, se recuperan antes.
  2. Mejora nuestro reloj biológico, por lo que nos será más fácil conciliar el sueño, descansar mejor de noche, así como estar más alerta y atentos durante el día.
  3. Optimiza la función cognitiva de nuestro cerebro. Por esto es tan aconsejable que los niños y jóvenes estudien en espacios con una buena luz natural.
  4. Aumenta la producción de serotonina, lo que nos hace sentirnos bien, estar de mejor humor y notarnos más vitales.
  5. Mejora la salud visual, reduciendo la fatiga ocular y apreciando mejor la tridimensionalidad de los objetos y la definición de las gamas de colores.
  6. Aporta una sensación de bienestar y confort, que ayuda a combatir el estrés y el cansancio.
  7. Nos proporciona vitalidad y alegría combatiendo la depresión y la apatía.

En consecuencia, una mala iluminación puede causar cansancio, estrés, dolor de cabeza, fatiga ocular, insomnio, estados depresivos, problemas de concentración… Y si pensamos que la mayoría de nosotros pasamos más del ochenta por ciento de nuestras vidas en el interior de un edificio, nos daremos cuenta de la importancia y los beneficios de la luz natural.

El residencial Velaya, en Estepona (Málaga) es un buen ejemplo de todos estos beneficios. Este conjunto de 38 viviendas de 2 a 4 dormitorios situado en la Costa del Sol cuenta con apartamentos, áticos, bungalows y villas y ofrece, además de su envidiable situación en primera línea de mar, un ambiente luminoso y confortable.

A la luz natural de estas viviendas, se le suma también unas instalaciones exclusivas (piscina infinita, piscina para niños, jacuzzi, cocina al aire libre con barbacoa, pistas de tenis y de paddle, gimnasio, zona infantil de juegos) creadas pensando en el bienestar de sus ocupantes.

¿Y qué pasa con la luz natural si trabajas en casa?

Si eres de los que tiene su oficina en casa, escoger una vivienda con una buena iluminación natural puede ser la clave del éxito. Vivir y trabajar en una de las 19 viviendas de Zafra Living, en una ubicación envidiable en el centro de Madrid (Distrito de Salamanca) rodeado de naturaleza, puede aportarte mucho más que la tranquilidad de su entorno. Su diseño único y vanguardista (con unos acabados de alta calidad y un sistema de domótica) aporta a la vivienda una gran luminosidad (y ventilación, que también es muy importante) a todas sus estancias.

Diferentes estudios demuestran que trabajar en esas condiciones activa el cerebro, mejora la concentración, reduce el esfuerzo en la lectura y nos mantiene más atentos que si trabajamos con luz artificial. Esto hace que nuestro rendimiento y función cognitiva sean mucho más óptimos, por lo que somos más creativos y productivos.

Estas mismas investigaciones demuestran que los empleados que trabajan cerca de una fuente de luz natural son hasta un 40% más productivos que los que siempre desarrollan su función con luz artificial, además, tienen mejor humor, lo que crea un mejor ambiente y hace más fácil trabajar en equipo.

Luz natural sí, pero tampoco en exceso

A la hora de proyectar las viviendas de obra nueva en Stoneweg Living también se tienen en cuenta todos los elementos que permiten conseguir una cantidad adecuada de luz natural para que ésta no se transforme en una desventaja. Pues una buena iluminación natural debe proporcionar suficiente luz de día a un espacio, pero sin producir deslumbramiento, exceso de temperatura u otros efectos negativos.

Para ello se lleva a cabo un estudio durante el proceso arquitectónico y los resultados son espacios tan confortables como los que propone el proyecto de El Turó de la Cisa en el Maresme (Barcelona), un conjunto de viviendas unifamiliares en el que las vistas al mar son uno de sus encantos. En él, las terrazas con porche distribuyen la luz de manera agradable y los grandes ventanales están proyectados para acercar la belleza del paisaje al interior.

Escribe un comentario