Los pueblos con más encanto de la Costa Brava

Begur, el paraíso de las calas

Este rincón de abrumadora belleza y cuna de antiguas casas de pescadores, es el nidito perfecto para vuestras escapadas de fin de semana y para disfrutar de las vacaciones de verano plenamente.

Su deliciosa gastronomía es digna de la rica zona en que se encuentra este poblado mediterráneo, con toda clase de pescados, mariscos y una zona interior con una excelente oferta de frutas, verduras y carnes.

Si sois aficionados de la arquitectura, os encantará hacer un tour por las casas indianas que se pueden encontrar en el pueblo de Begur: Casa Pere Font, Casa Ramón Silvestre Darder, Can Pi y muchísimas más, son espléndidos ejemplos de este estilo residencial que creció a mediados y finales del siglo XIX, mandadas a construir por los españoles que regresaron tras haber hecho negocios en América. En ese sentido, son un símbolo de poder en un ambiente rural-urbano.

Hay numerosas playas y calas que te cautivarán, rutas de senderismo ideales para pasar un buen rato en familia, maravillosas propuestas de ocio nocturno, eso sí, con garantía de tranquilidad y un ambiente family-friendly.

Por todo ello, Stoneweg Living decidió apostar por una espléndida propuesta residencial en esta localidad: Jardins de Sa Riera. En primera línea de playa, esta promoción de obra nueva en la costa está compuesta por 52 viviendas de 3 y 4 dormitorios. No encontrarás nada semejante en la zona: con 4 tipologías de casa diferentes, puedes decidirte por la que más te cautive y se ajuste a tus necesidades. Eso sí, todas han optado por un salón-comedor open concept, acogedor y funciona, dos adjetivos indispensables cuando se busca el hogar ideal. Las tipologías A y B cuentan también con una terraza: la primera con 2, no una y la otra con una terracita más modesta, ¡pero igualmente valiosa!

Otros pueblos que, sin lugar a dudas debes descubrir en la Costa Brava son:

Calella de Palafrugell

Un pueblecillo costero donde todavía podrás experimentar el auténtico ambiente de la zona, paseando por sus sinuosas calles, bajo las arcadas de sus casas y edificios blancos.

Pals

Una pequeña villa medieval con unos 2.500 habitantes, calles empedradas, edificios góticos, la muralla… es un precioso viaje al pasado.

Cadaqués

Situado en Cap de Creus, muchos consideran que es el pueblo más bonito de Catalunya. El aire marinero que tienen sus calles, el agua cristalina, las incontables galerías de arte y tiendecillas en las que perderse, las vistas desde la Iglesia que tanto identifica al rincón favorito de Dalí…

Un enclave con legado

L’Alt Empordà es un lugar que uno debe conocer en algún momento de su vida. Es simplemente fascinante. Tiene todo lo que se pueda desear para la ubicación de una segunda residencia: unos alrededores envidiables (está a tan solo 30 minutos de Cadaqués y Port de la Selva, dos joyas de la Costa Brava), todo tipo de actividades de aventuras y deporte a tu disposición (de kayak, paddle surf y para-sailing, hasta submarinismo y rutas de senderismo y bici por doquier.

Roses

Un lugar con una marcada herencia histórica de la mano de los griegos, los íberos e incluso los romanos – encontrarás unos pisos de obra nueva en la playa fabulosos: Golden Bay.

En la Avenida Rhode 101, se alza un bloque de 8 apartamentos en primera línea de mar, todos ellos exteriores o con amplias terrazas, con 2, 3 y 4 habitaciones.

Vivir en un pueblo no tiene por qué ser sinónimo ni de escasez de servicios ni de una comunicación pobre. De hecho, en este caso es todo lo contrario, dado que estas viviendas de obra nueva en la Costa Brava están a escasos minutos de varios supermercados, la Ciutadella de Roses y todo tipo de tiendas.  Y, en lo que concierne a la facilidad de transporte, está a menos de una hora de Girona y menos de 2 de Barcelona.

Los otros encantadores pueblos que hemos mencionado unas líneas arriba también cuentan con mucha historia, lo que los convierte en grandes puntos de interés además de ser paraísos:

Pals es un auténtico tesoro de la Edad Media y, como tal, nos proporciona una privilegiada mirada al pasado del que pocos lugares pueden presumir, con sitios como la Torre de les Hores del siglo XI-XII.

Cadaqués tiene su origen en el nombre de Cap de Quers o, lo que es lo mismo, “cabo de rocas” y desde el siglo pasado es un polo de atracción para artistas: ya en 1958, el pintor surrealista Marcel Duchamp veraneaba aquí. No obstante, el pintor que verdaderamente popularizó Cadaqués fue Dalí, quien a su vez trajo a Federico Garcia Lorca cuando ambos eran estudiantes.

También fue uno de los destinos favoritos de Picasso, Miró y muchos otros que conectaban con la magia de este cobijado pueblecillo al norte de Cataluña.

Ya lo sabes, puedes disfrutar de los rincones más encantadores de la Costa Brava de la mano de Stoneweg ¡y descubrir por tu cuenta todo lo que estos te pueden llegar a ofrecer!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn