LAS VENTAJAS DEL COLIVING

Podemos hablar de coliving como una extensión o evolución del coworking. Se trata de un modelo colaborativo, como el de las oficinas, pero aplicado al mercado residencial.

Frente a la imagen de grandes bloques de edificios en los que nadie conoce a sus vecinos y prima la independencia, cada vez surgen más iniciativas que buscan retomar la idea de comunidad. Grupos de vecinos que comparten su tiempo de ocio, se prestan favores y fomentan la economía colaborativa.

Por lo general, estos espacios aúnan salas de trabajo (individuales o compartidas) con habitaciones, baños, cocinas y zonas de ocio. Gimnasios, mesas de ping-pong, televisiones, barbacoas o piscinas son elementos bastante comunes y muy demandados. Servicios para que tanto la vida personal como la social puedan combinarse, a la vez que se comparten experiencias vitales y profesionales.

Su auge en el mercado residencial 

Para entender su auge en estos últimos años, hay que entender cómo es el perfil que lo lleva a cabo: puede ser una persona que busque emanciparse y alojarse cerca de su trabajo, en una zona con ambiente, dentro de una comunidad y con servicios indispensables para su generación como son la lavandería, gimnasio, coworking, limpieza y, sobre todo, WiFi. También cabe la posibilidad de que sea un emprendedor que no puede permitirse el alquiler de un apartamento y busca convivir con gente con la que retroalimentar sus ideas de negocio o un profesional que trabaja en proyectos puntuales de ciudad en ciudad y busca una solución habitacional más económica y personal que un hotel.

Por lo tanto, la demanda de viviendas en zonas atractivas, con servicios compartidos y adaptadas a las necesidades que exigen las nuevas generaciones es un hecho. Se entiende así el auge de esta alternativa, si nos salimos de las opciones tradicionales como el alquiler o la compra de vivienda nueva.

Ventajas frente al residencial tradicional

  • Ahorrar tiempo y dinero: hoy en día, tanto los emprendedores como los autónomos no necesitan más que un ordenador y conexión a Internet para poder trabajar, su ritmo y estilo de vida requieren de mayor tiempo y cuentan con el interés común de ahorrar gastos. El coliving aúna todo lo necesario para su vida diaria en un solo lugar, logrando a su vez un ahorro tanto de dinero como de tiempo al compartir gastos de servicios y olvidarse del transporte para trasladarse a otros lugares de trabajo.
  • Contar con espacios tanto de trabajo como de entretenimiento: presentan áreas compartidas acondicionados para el trabajo, pero además incluyen otras destinadas al ocio para la convivencia como salas de televisión, mesas de ping-pong, o en algunas incluso cuentan con piscinas y espacios para ejercitarse. Todo esto hace que sus habitantes cuenten con todo lo necesario para llevar una buena calidad y ritmo de vida, no sólo enfocándose en sus actividades laborales, sino también en el tiempo que necesitan para despejarse, liberar su estrés y desarrollar su vida social.
  • Interacción social y laboral en un mismo lugar: contribuir a una economía colaborativa no es el único fin, sino también poder disfrutar de un mismo estilo de vida en comunidad, estableciendo relaciones tanto laborales como sociales con los mismos habitantes. Esto es posible debido a que se comparten espacios tanto para el trabajo como para la convivencia, siempre buscando la interacción social de los residentes.
  • Convivir con personas compatibles contigo: otra de las ventajas es que se llevan a cabo diferentes sistemas para encontrar personas con un perfil similar, de forma que puedan tener mayor compatibilidad para compartir tanto un espacio laboral como un hogar y así disfrutar de un mismo estilo de vida.

Aún así, y a pesar de todas estas ventajas, siempre hay quien prefiere las soluciones tradicionales de alquiler o compra de una inmueble para contar con un hogar propio.

Situación actual en España

En España podemos decir que hasta el momento ha habido escasa implantación del coliving. Y parte fundamental de ello es la normativa al respecto. Lamentablemente, todavía no se han planteado regulaciones para marcar las pautas y quienes quieren sumarse a este fenómeno mundial dentro de nuestras fronteras no tienen en qué fijarse.

En Madrid y Barcelona, por ejemplo, la normativa residencial para construcción de viviendas de obra nueva exige unas superficies útiles de entre 35 y 40 m2 por vivienda y, aunque permite el proyecto de vivienda compartida, las altas dimensiones de las unidades eliminan gran parte del espacio destinado a zonas comunes, lo que mata la esencia del concepto de coliving.

Sin embargo, el hecho de que carezcamos todavía de una regulación específica no debería hacernos llevar las manos a la cabeza. Es comprensible que todavía no existan conceptos urbanísticos específicos para los espacios coliving al tratarse de un modelo tan nuevo.

Un perfecto ejemplo de nuevo concepto residencial es la promoción Skyline en Madrid. Se trata de un enorme proyecto que será un impulso para el barrio en el que se alzará y que será el eje de cambio tanto social como económico de la zona. En 2 torres de 100 metros se construirán un total de 303 viviendas a la última en diseño residencial. El proyecto contará con equipamientos tan singulares como un huerto urbano y una sala de coworking, otro gran protagonista en el sector inmobiliario en la actualidad y en los próximos años.

Por otro lado, también Ferraz 41, emplazado en el vibrante barrio de Argüelles, es una oferta muy tentadora para quienes se sientan atraídos por el coliving, en tanto que cuenta con maravillosos espacios que fomentaran la interacción social entre vecinos: un home cinema, una sala comunitaria, piscina comunitaria y gimnasio totalmente equipado. Estupendas instalaciones que permiten cumplir con varias de las características propias del coliving que hemos comentado: ahorro de tiempo y dinero y la presencia de espacios de entretenimiento

Esta promoción, que se ha vendido ya al 84%, ofrece bajos de 146 m2 con 2 habitaciones por 1.019.900 euros, y áticos de 3 y 4 habitaciones desde 1.879.700 euros.

Escribe un comentario