INMUEBLES ADAPTADOS

¿En qué consisten las adaptaciones para PMR?

Según el Ministerio de Hacienda, seis de cada cien viviendas en España tienen a una persona con movilidad reducida (PMR).

Empezando por el propio acceso a la vivienda, según las directrices del BOE, este debe ser apto para PMR, pero la cosa no termina aquí, ya que asegurarse de que estas personas puedan tener una calidad de vida adecuada en sus hogares consiste en mucho más que simplemente facilitar la entrada.

La instalación de pomos bajos, pero que no tengan una forma que haga que la ropa se enganche con facilidad; pasillos con una anchura mínima que deje margen para que pase la silla de ruedas sin problemas, y, en general, que se tenga en cuenta que las instalaciones a más de metro y medio no son prácticas para quienes quiénes vivirán en estos hogares.

Estos son algunos de los ajustes que se deben aplicar en las diferentes estancias:

  • Para el dormitorio, las camas no deberían estar más altas que la propia silla de ruedas, para que la transición sea lo más fácil posible. En segundo lugar, es importante que los armarios y cajones no supongan un impedimento para el día a día, por lo que es aconsejable que estén también a la altura también de la silla.
  • En el caso del baño, hay varias medidas que se deben tener en cuenta. Para empezar, que sea lo suficientemente amplio como para que sea funcional; un inodoro anclado a la pared y, lógicamente, con una barra de asistencia. Finalmente, el pavimento debe ser antideslizante, tanto si está seco como si está mojado.
  • La cocina, otro espacio al que se le da un uso a diario y que, por lo tanto, debe ser adecuado. Las encimeras deben disponer de suficiente superficie como para que sea cómodo cocinar en ellas y no tener que reubicar electrodomésticos constantemente. En el caso de que haya una mesa en la cocina, es importante que haya espacio debajo de ésta, con una altura generalmente de unos 70cm.

En última instancia, cabe recordar que funcionalidad y estilo no se excluyen el uno al otro. Es decir, solo por el hecho de que un inmueble deba estar adaptado a las necesidades de una persona con movilidad reducida, no implica que no se pueda concebir con un diseño acogedor y atractivo. La promoción de obra nueva en Madrid de la que hablaremos a continuación es un perfecto ejemplo de ello.

El Real de Alcalá, pisos en venta en Alcalá de Henares 

En la Avenida de Miguel Ángel Blanco, haciendo esquina con la Calle Rafael Sánchez Ferlosio, se encuentra esta urbanización privada de 123 viviendas VPPL de 2 a 3 dormitorios que ofrece hogares PMR. Uno de los enormes atractivos de vivir aquí son sus zonas comunes, ideales para familias con hijos, porque hay de todo: piscina comunitaria con iluminación nocturna, pista de pádel, zona infantil con suelo de caucho, zonas ajardinadas y aparcamiento de bicicletas junto a la zona de control de acceso. Además, incluye comodidades como 123 trasteros y parking con 242 plazas, fantásticas para quienes trabajen en la capital y tengan que desplazarse a diario en coche. Para quienes necesiten transporte público, no obstante, las comunicaciones de esta promoción de obra nueva en Alcalá de Henares son idóneas, ya que está situada entre una estación C2 y la C7, además de estar conectada por autobús con Madrid y estar a 15 minutos del Aeropuerto.

Las viviendas de 3 habitaciones son de 122,29 m2 y las de 4 habitaciones son de 155,87 m2. Todas ellas cuentan con la certificación energética B, muestra del compromiso de Stoneweg Living con la eficiencia energética y el consumo sostenible.

Esta promoción de obra nueva cuenta con armarios empotrados con puertas correderas, puerta blindada e instalación de videoportero digital y ascensores con capacidad para 6 u 8 personas, entre muchas otras instalaciones de gran calidad.

Alcalá de Henares: la ciudad del saber

Esta ciudad al noroeste de la capital tiene cerca de 200.000 habitantes según datos del Instituto Nacional de Estadística y, seguido de Madrid y Móstoles, es el municipio más poblado de la Comunidad. En 1998 la ciudad fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, gracias a la singularidad de su centro histórico y el rectorado de la Universidad.

Se trata de una ciudad muy activa culturalmente, con cinco teatros, tiene numerosas fiestas populares y un amplio repertorio de instalaciones de ocio. La ciudad tiene varios parques donde los alcanos suelen pasear o hacer ejercicio, como el Parque O’Donnell, con piscina pública y una zona destinada al ocio infantil o el Real Jardín Botánico de Juan Carlos I.

Hay muchos lugares dignos de visitar, como la Plaza de Cervantes, en el corazón de la ciudad, laCalle Mayor, la Catedral Magistral o el Corral de Comedias más antiguo de Europa (datado de 1601) aún activo hoy en día.

En resumen, vivir en las afueras de Madrid en una ciudad como esta tiene muchas ventajas, pero si además nuestro hogar es una promoción de obra nueva como el Real de Alcalá, las ventajas se multiplican.

Escribe un comentario