EL BIENESTAR DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES ANTE UNA NUEVA VIVIENDA

Hace unos meses se hizo famoso aquel anuncio sobre una marca de pizza en que las hijas adolescentes del matrimonio entraban en histeria cuando les informaban que debían mudarse de casa. ¿Lo recuerdan? I am in ♥ con esta casa.

Al final del artículo estamos seguros de que habremos conseguido que toda la familia sienta ese love por las promociones de obra nueva que Stoneweg Living les ofrece.

Las familias que se implican unidas, se mantienen unidas

¿Sabías que ya con 4 o 5 años los pequeños de la casa son conscientes del estrés que supone un cambio de residencia? No es fácil dejar atrás todo un entorno conocido, desde su círculo de amigos, el colegio, profesores, familia, pasando por sus cosas y su espacio.

Para minimizar este efecto, es un buen momento para que los padres propicien que los hermanos se apoyen entre sí, creando una especie de family-moving club, el club de la mudanza en familia.

¿Cómo encaramos esta nueva etapa? 

Una vez que hemos conseguido la implicación de los hijos, estas pautas nos ayudarán a conseguir el bienestar tanto de nuestros niños como de nuestros adolescentes al encarar la adquisición de una nueva vivienda:

  • Explicarles muy bien el motivo del cambio, ya sea por cuestiones laborales, un mejor clima, un cambio de ritmo, una casa más grande o un apartamento mejor comunicado o cerca de la playa. Hacer hincapié en las ventajas, que lo vean como una oportunidad de algo nuevo y emocionante, una aventura.
  • No ocultar información y, sobre todo, no engañarles. Si la familia tiene previsto un cambio de barrio o de ciudad, deben saberlo.
  • Tener en cuenta sus opiniones, expectativas y necesidades. Escucharlos es la clave. Ante un cambio tan grande debemos dejarles que se desahoguen.
  • Hay que evitar que se sientan solos o desplazados durante el proceso. Si se trata de una mudanza, ayudarles a elegir qué se llevan, qué descartan o qué donan. Si es una nueva vivienda donde la intención es empezar de cero, hacer juntos la lista de nuevos muebles, simular cómo les gustaría decorarla.
  • Presentarles la nueva casa y el barrio. Es importante que se familiaricen con el nuevo entorno. Si es posible, visitar el lugar antes de instalarse definitivamente. Y si resulta complicado, Internet es nuestro mejor aliado. Visitas virtuales a la promotora del inmueble y Google maps para los alrededores.
  • Indague si en la nueva comunidad de vecinos hay otros niños o jóvenes de edad parecida a los suyos, qué equipamientos deportivos o culturales hay con los que seducir a sus hijos. Y si es posible, contacte con ellos. Hágales ver que no tendrán que renunciar al fútbol o que ahora podrán apuntarse a clases de equitación.

Seducirles con la nueva vivienda

Bien, ya hemos gestionado con éxito la fase emocional del cambio de vivienda. Ahora nos toca la parte pragmática. ¿Qué les va a proporcionar bienestar en su nuevo hábitat?

  • Zonas abiertas, espaciosas, ajardinadas, algo que abre la puerta a tener una mascota, si no la tenían ya. Además, está comprobado que el contacto directo con la naturaleza nos relaja. Y ¿por qué no añadir la posibilidad de un huerto urbano en nuestra casa? Sin ir más lejos, la promoción Skyline, en el barrio de Tetuán en Madrid, aúna huerto y jardines o Passatge Living, en el Poblenou, Barcelona, casi pegado al mar.
  • Zonas de estudio luminosas y tranquilas. Su habitación como refugio donde concentrarse para los exámenes o aislarse para sus aficiones. Marquès de Sentmenat en el barrio de Les Corts y la de Enric Granados, ambas en pleno centro Barcelona, ofrecen luz y amplitud por todos los rincones.
  • Espacio extra para invitar a amigos a quedarse a dormir o pasar la tarde y disfrutar del gimnasio o del home cinema. Es posible en promociones como la de Ferraz 41 en el céntrico Argüelles en Madrid.
  • Zonas comunes para compartir con otros niños o jóvenes de la comunidad. Y para “fardar” ante sus compañeros de clase. Piscina, gimnasio y parque, como el que ofrece Fuensanta Residencial, una excelente urbanización privada en Móstoles, cerquita de Madrid.
  • Zona de ocio cerca para nuestros teenagers, como la que ofrece Odeon Residencial en el barrio de Sant Andreu en Barcelona, al lado de centro comerciales y de ocio como La Maquinista y Heron City. O la exclusiva promoción Dehesa Living en Puerta de Hierro, en Madrid, con el centro comercial La Vaguada, el Real Club de Golf y el Hipódromo de la Zarzuela.
  • Buenas conexiones con transporte público que les facilite moverse autónomamente y carreteras seguras y bien comunicadas para ir a buscarlos cuando haga falta. Es el caso de Marina Living, en Badalona, que engloba casi todas las virtudes de los puntos anteriores o Nova Sagrera, en el barrio de La Sagrera, que albergará la nueva estación del AVE. 

Un barrio nuevo, más tranquilo, seguro, animado y una vivienda bonita, a estrenar, luminosa, amplia, llena de posibilidades influye favorablemente en el ánimo de nuestros jóvenes. Entornos seguros, zonas exclusivas y enclaves en los mejores barrios, clave para estar tranquilos, por ello las promociones de obra nueva de Stoneweg Living son la mejor opción.

Escribe un comentario