¿Cómo renovar tu oficina de casa o Home office?

 

A lo mejor teletrabajas a tiempo completo, a lo mejor una o dos veces por semana, o quizá trabajas siempre fuera, pero tienes un despacho, una zona destinada como oficina en tu casa. Sea como fuere, hoy te proponemos algunas ideas básicas para que le saques el máximo partido a esta estancia en tu hogar.

Decorar una oficina en casa es importante para que el entorno de trabajo sea lo mas agradable posible, es por eso que lo siguientes consejos te vendrán genial para lograr este propósito:

  • Mantenlo despejado: ¡Que viva el minimalismo! Es esencial distribuir tu home office de forma que ahorres espacio, el almacenamiento inteligente es primordial.

Si no haces un uso lógico del espacio, te encontrarás con que nunca tienes suficiente. Para evitarlo, debes retirar lo que no uses con regularidad, comprar cajones, archivadores y almacenar cada cosa (documentos, dispositivos electrónicos, carpetas, material de trabajo, etc) en su sitio. Solo así mantendrás un escritorio despejado.

  • Limpieza, iluminación y un aroma divino: tiene que ser un área en la que te apetezca estar. Para que así sea, debes garantizar la tríada limpieza-iluminación-aroma para que siempre te siente bien estar ahí. Y recuerda, no hay nada mejor que la luz natural. Por eso, es vital que tengas una ventana que, de paso a la luz, que aporte mayor sensación de espacio, que permita ventilar cuando el ambiente esté cargado o te refresque en verano.
  • Toques de color que te den vida. Pero cuidado, no hagas combinaciones raras con los colores que luego no desprendan armonía. Nadie trabaja a gusto en un lugar con cacofonía visual. El beige, el gris y el blanco están muy bien, nadie dice que no. Son una apuesta segura porque siempre quedan bien. Pero se trata de darle una pincelada de color, ¡de dejar una pequeña huella con nuestra personalidad! El amarillo o el naranja (puedes probar qué tono prefieres entre estos dos: canario, narciso, limón, mostaza…) el verde (menta, oliva, turquesa…) o bien el azul, también una excelente opción en sus múltiples tonalidades.
  • Los muebles deben ser ergonómicos, así cuidaras tu espalda y tu postura en general.

Ten en cuenta que pasarás muchas horas en ese asiento, así que debes comprar algo que sea cómodo y que favorezca una buena postura.

  • Zero distracciones: será infinitamente más fácil mantener un equilibrio entre tu vida familiar y tu vida laboral si defines claramente el espacio que engloba tu oficina. Para ello, lo primero es identificar alguna parte de tu casa que no se use mucho, obviamente que no sea un sitio de paso y en el que te pueda resultar cómodo para trabajar.

En el Turó de la Cisa, una promoción de viviendas unifamiliares cerca de Barcelona, puedes instalar tu oficina en el dormitorio principal, porque dispone de suficientes metros cuadrados para hacerlo, tiene una excelente iluminación e incluso una terraza donde podrás darte un respiro cuando necesites una pausa. No obstante, al estar en el segundo piso no tendrás acceso directo a la tentación de la televisión ni tampoco te incordiará el movimiento que pueda darse en el salón-cocina.

  • Convivencia de lo viejo y lo nuevo: ¿Quién dice que el escritorio vintage que heredaste de tu madre se tiene que ir? Todo lo contrario, la mezcla cuidada de elementos más bien antiguos (de los 90, los 80, o hasta los 60) con toques más contemporáneos, es un estilo que se lleva muchísimo. Por ejemplo, en un apartamento de obra nueva en Barcelona de estilo industrial como Nicaragua 75, sería ideal combinar en tu zona de despacho una alfombra de estampado geométrico, junto con un otomano con un escritorio firme de acero y madera.
  • Naturalízalo: optar por algunas plantas que le den un toque verde a tu hogar es una idea excelente. Te alegra la vista y te pone de mejor humor (aunque no te des cuenta, créeme, influye mucho) y mantiene limpio el aire que respiras. Por descontando, si cuentas con una ventana desde la que puedas ver un poco de vegetación, ¡aprovéchalo! A parte de que contarás con la luz natural de la que hablábamos hace un momento, los estudios apuntan que nuestras zonas de trabajo pueden ser más sanas para nuestra salud mental y aportarnos mayor felicidad si están cerca de la naturaleza. Puedes colocar una monstera en un rincón, para que crezca y sea un placer sentarte a trabajar, y/o tener alguna planta colgante. Este tip es muy recomendable porque reducen los niveles de Co2, aportándote un aire de mejor calidad para que hagas tus tareas en una atmósfera cuidada.
  • Hacks de productividad: una pizarra blanca, una pequeña estación de café o té, un aislamiento correcto… como dice el refrán anglosajón, “the devil is in the details”, es decir, el hecho de que las cosas funcionen correctamente se debe a los pequeños detalles que a menudo pasamos por alto. Si lo aplicamos a tu home office, esto se traduce en tomar pequeñas pero significantes decisiones que luego facilitarán tu día a día. Veamos algunos ejemplos: Si dispones de una habitación libre en tu apartamento de Enric Granados, una espléndida promoción de obra nueva en el Quadrat D’or de l’Eixample con terrazas y balcones privados, puedes habilitarla como tu zona de trabajo, aprovechando su distancia respecto al comedor-salón, para que el ruido no sea un problema.

Ahora ya tienes toda la información que necesitabas para crear un home office idóneo, ¡Adelante con ello!

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn