MADRID, LA CIUDAD DE LAS VIVIENDAS INNOVADORAS

Madrid es el tercer destino más deseable a nivel mundial donde adquirir una vivienda exclusiva. La carrera de la capital en este campo ha sido fulgurante: el año pasado ocupaba el 10º lugar entre las 50 ciudades del mundo con mayor interés para los compradores inmobiliarios. Por ello no es de extrañar que haya pasado a liderar el crecimiento mundial de las inversiones inmobiliarias.

Y es que Madrid no solo seduce por sus largos días de sol, el azul de su cielo, su majestuosa belleza, su oferta cultural y deportiva, su gastronomía o sus miles de actividades de ocio. También atrae, y mucho, por sus viviendas, especialmente las más vanguardistas y exclusivas.

Viviendas innovadoras y bellas

Si bien es cierto que zonas como el barrio de Salamanca, Recoletos, Chamberí y Justicia son muy interesantes, los edificios de obra nueva en Madrid que ofrecen equipamientos exclusivos, acabados de vanguardia y de alta calidad, así como construcciones innovadoras y sostenibles son, sin duda, una oferta muy cautivadora.

Y así es Skyline, un proyecto ubicado en el Paseo de la Dirección conformado por dos torres de 25 plantas que aglutinan las últimas tendencias en diseño, al tiempo que son una clara apuesta por la sostenibilidad. Estas dos torres de 100 metros de altura ofrecerán, a sus más de 600 viviendas de 1 a 3 dormitorios, unas impresionantes vistas panorámicas desde las que contemplar la ciudad y la sierra de Madrid. Y para acentuarlas, sus amplias terrazas y ventanales conectarán el interior de la vivienda con el exterior.

Interiores para el confort

Dentro de esta promoción de obra nueva, el equipamiento exclusivo, los acabados de alta calidad y el diseño vanguardista confluyen para ofrecer unos espacios únicos y bellos en los que el confort de sus habitantes se convierte en uno de sus principales objetivos. De esta manera, se redefine el concepto de vivienda: ya no es un lugar en el que habitar, ahora es un hogar en el que disfrutar de experiencias únicas y momentos para compartir.

Pero, además, las edificaciones emblemáticas como Skyline diseñan, conforman y modelan las ciudades. Crean una gran parte del hábitat urbano y desarrollan un nuevo concepto de barrio, lo que significa que Skyline se convertirá, sin duda alguna, en un motor de regeneración urbana que influirá en todo el distrito.

La importancia de las zonas comunes

El concepto de vivienda ha cambiado radicalmente en los últimos veinte años. Hoy en día ya no nos conformamos con cuatro paredes en las que vivir, sino que buscamos un hogar en el que sentirnos a gusto y una comunidad con la que compartir no solo espacios sino, sobre todo, vivencias especiales en espacios diseñados para ofrecer un servicio a todos sus vecinos.

Por ello las zonas comunes están adquiriendo una gran fuerza en el diseño de cualquier edificio. Unas zonas comunes que ya no se reducen a un pequeño jardín o espacio verde por la que los vecinos a penas pasean como ocurría en los bloques de viviendas de finales de los noventa. Sino que el nuevo concepto de zona comunitaria va mucho mas allá, o al menos así lo creen en Stoneweg Living.

Mucho más que un espacio comunitario

Este nuevo concepto no entiende estos espacios como un añadido de la construcción, sino que forman un conjunto indivisible con todo el edificio donde el objetivo es crear una sensación de bienestar con equipamientos exclusivos que ayuden a crear un ambiente de comunidad y, al mismo tiempo, ofrecer unos servicios muy deseables para sus habitantes.

Quizás uno de los ejemplos más claros de este nuevo concepto de zonas comunes es Skyline. Sus dos impresionantes torres proponen a sus vecinos lugares tan novedosos como un gimnasio, solárium o sauna, lo que nos deja sin excusas para hacer ejercicio y cuidar de nuestra salud.

La sala de co-working nos ofrece un espacio profesional exclusivo al lado de nuestra vivienda que nos permite trabajar muy cerca, pero sin llevarnos el trabajo a casa. Cuenta también con otros espacios, como el servicio de conserjería que aporta a los vecinos seguridad, tranquilidad y comodidad extra.

Más que un espacio común al aire libre

A sus extensos jardines donde disfrutar del sol y el cielo de Madrid, donde leer un libro o pasar una agradable tarde con los pequeños de la casa, se le suman dos preciosas piscinas: una en la parte inferior y otra, muy espectacular y panorámica situada en la planta 25, desde donde uno puede bañarse a la luz de la luna mientras disfruta de las inigualables vistas de Madrid.

Otra novedosa zona común de Skyline son los huertos urbanos. Estos espacios además de permitirnos recuperar la conexión con la tierra aportan beneficios psicológicos de bienestar y satisfacción personal a todos los vecinos que deseen participar en él.

Skyline no es solo un edificio. Esta promoción de viviendas de obra nueva en Madrid ha sido concebida para ofrecer a sus habitantes un nuevo concepto de comunidad con el objetivo de optimizar su comodidad y confort y está llamado a convertirse en un icono de referencia tanto por su diseño como por su equipamiento.

Escribe un comentario