LA COSTA NO ES SOLO PARA VACACIONES

Vemos una casa cerca de la playa como algo propio del verano y la crema solar. Pero la costa no solo es para vacaciones. Tener nuestra residencia cerca del mar aporta muchos beneficios a nuestra salud y bienestar, lo que significa que es una gran inversión para el futuro.

Distintos estudios científicos demuestran que las personas que viven en la costa o cerca de ella tienen una percepción de su salud física y mental muy superior a la media. Esto, a su vez, se puede traducir en una vida más saludable y feliz, algo que todos buscamos.

Por ello, promociones de obra nueva en la playa como Les Terrasses de Palamós o Golden Bay en Roses son una gran opción para cambiar de aires e iniciar un nuevo estilo de vida. Las tres opciones están situadas en preciosos parajes de la Costa Brava y cada una de ellas nos atrapa por sus encantos, vistas y confort.

El atractivo de un hogar en la playa

La promoción de obra nueva Les Terrasses de Palamós consta de 79 apartamentos a 4 minutos a pie de la arena gironesa, con piscina y acabados de gran calidad. Han sido pensados para que la luz y el paisaje mediterráneo impregnen nuestra casa. Sus grandes y profundas terrazas permiten fundir interior y exterior en un solo espacio que nos aporta amplitud.

Despertarte por la mañana y contemplar unas imponentes vistas es lo que te ofrece Golden Bay, en Roses. Una promoción de 8 viviendas, con todos los servicios y comodidades, para los amantes de los deportes náuticos.

Mar y ciudad, no renunciar a nada 

Sin embargo, no todos estamos dispuestos a renunciar a la gran urbe. Si ese es tu caso, Stoneweg Living te ofrece también la posibilidad de estar en la gran ciudad sin prescindir de nada. Es el caso de Marina Living en Badalona, una promoción de viviendas dentro del área metropolitana de Barcelona, pero en primera línea de playa. En Marina Living, el sol y el mar se convierten en grandes protagonistas de nuestro hogar gracias a sus amplias terrazas, sus grandes ventanales y su perfecta orientación. Y con unas excelentes comunicaciones que te permiten disfrutar de lo mejor de los dos mundos.

O Passatge Living, en el barrio del Poblenou, en plena ciudad condal y, sin embargo, muy cerca del paseo marítimo. Ideal para pasear, hacer deporte y disfrutar de la brisa. Pero también para vivir el ambiente de un barrio donde tradición y modernidad se unen en todos sus rincones. Estos 37 magníficos pisos de alta calidad cuentan con amplias terrazas, piscinas comunitarias y zonas ajardinadas, lo que los convierte en una residencia magnífica.

Razones para vivir en la costa

Si bien las viviendas cerca de la playa son un reclamo para nuestros sentidos, las vistas no son su única atracción. Si aún no te has convencido, podemos darte 8 razones para pensar en un inmueble de estas características como un lugar donde residir habitualmente o pasar largas temporadas.

  1. Menos estrés. Dicen que el sentido del olfato es uno de los que más recuerdos nos aporta y el olor a mar, siempre nos evoca buenos momentos. En este caso, tiene su explicación científica. La brisa marina contiene iones de hidrógeno de carga negativa que propician el aumento de los niveles de serotonina. Un neurotransmisor que nos ayuda a relajarnos. Esto se traduce en una reducción de la ansiedad y el estrés, un aumento de la energía y una reducción de la depresión.
  2. Más felices. Si a lo explicado en el punto anterior, le sumamos que el sonido de las olas del mar activa una parte de nuestro cerebro asociada a las emociones y la autorreflexión, el resultado es una mayor sensación de paz, equilibrio y bienestar interior.
  3. En armonía con nuestro entorno Contemplar las aguas tranquilas o el romper de la olas nos relaja. Y esto no es una percepción personal. Ver, escuchar y sentir el mar cerca de nosotros hace que el cerebro conecte mejor con todo lo que nos rodea, se ponga en “modo descanso” y nos aporte calma interior.
  4. Una vida más saludable. Está demostrado que vivir cerca del mar propicia mantener un estilo de vida más activo, practicar más deporte y hacer más ejercicio físico al aire libre.
  5. Una salud más fuerte. Al pasear más por la playa, estamos más expuestos al sol y esto nos aporta una inyección extra de vitamina D que fortalece el sistema inmunológico, mejora la salud de los huesos y eleva nuestros niveles de endorfinas, encargadas de reducir el dolor y aportarnos bienestar.
  6. Articulaciones más jóvenes. Los largos paseos por la orilla tienen unas propiedades terapéuticas que mejoran las articulaciones y la musculatura. Si además ese paseo lo hacemos con los pies en el agua, puede ayudar a mejorar ciertos problemas circulatorios.
  7. Respirar mejor. El aire que esparce las olas es muy saludable para reducir los síntomas de problemas respiratorios como asma, bronquitis y algunos tipos de alergias. Si estamos resfriados, la brisa marítima es rica en yodo y sales marinas que limpian los pulmones y ayudan a la descongestión nasal.
  8. Piel más bonita. Las sales presentes en estas aguas están recomendadas para mejorar problemas cutáneos como el acné o la psoriasis, entre otros.

En resumen: A la luz de todos estos beneficios y las promociones que ponemos a tu disposición, tienes motivos más que suficientes para instalarte en este tipo de localización. Así que, ¿Ya te has decidido? Conoce nuestras promociones de obra nueva en la playa.

Escribe un comentario