¿Cómo es el entorno ideal para hacer deporte?

¿En qué debo fijarme si quiero vivir en una zona en la que pueda practicar deporte con asiduidad sin perder calidad de vida? ¿Qué requisitos debo exigir si me quiero comprar un hogar y no quiero renunciar al sano placer del deporte? Aquí tienes unas cuantas razones para que busques un hogar en el que los espacios verdes adquieran mucho más protagonismo. Te lo explicamos.

Un estudio que publicó el Instituto de Salud Global (IS Global) en colaboración con la Organización Mundial de la salud (OMS) aseguraba que vivir rodeado de zonas verdes aumenta la esperanza de vida. Entre otras cosas porque permite moverse y desarrollarse en un entorno saludable y esto facilita la práctica de deporte al aire libre. De hecho, este pequeño detalle es la clave de todo.

Las estadísticas dicen que lo ideal para un adulto sano es practicar un mínimo de 60 minutos diarios de una actividad física moderada. Para muchos, -teniendo en cuenta el paradójico estilo de vida que llevamos, sedentario y acelerado a la vez-, resulta muy complicado. Pero no es del todo imposible. Según en qué zonas vivas, puedes lograrlo.

El mejor entorno para la práctica deportiva es:

1. Al aire libre

Todo el deporte que puedas hacer al aire libre siempre será mucho más sano que el que puedas practicar entre cuatro paredes. Ponerse en forma en un gimnasio no es malo, pero es mucho mejor que tu gimnasio sea descubierto. Salir de tu entorno habitual libera cuerpo y mente. Reduce tu nivel de ansiedad, estrés y mejora los niveles de serotonina. Pero es que también aumenta el equilibrio hormonal y mejora el sistema inmunitario.

Ahora bien, si no tienes más remedio que hacer deporte en un interior (ya sea tu vivienda, un gimnasio o un complejo deportivo) ten en cuenta que diversos estudios indican que la temperatura idónea para practicar deporte en interior debe situarse entre los 20 y 22 grados centígrados. Hacerlo con una temperatura superior o inferior a esta, además de resultar más incómodo, puede llegar a causar lesiones.

2. Con luz natural

La luz del sol aporta una energía inigualable. Cuando hacemos deporte también. Se estima que en España hay un alto nivel de población que tiene déficit de vitamina D. La ausencia de esta vitamina puede tener relación con el desarrollo de diabetes tipo 1 y 2 y también cáncer. Y es que la vitamina D mejora el estado de los huesos, los músculos, el funcionamiento del metabolismo y previene enfermedades cardiovasculares. Si te gusta hacer deporte de noche o si tienes horarios complicados para practicar ejercicio con luz solar, no te desanimes. Lo importante es hacer ejercicio físico y salir a la calle a mover el cuerpo, aunque sea con luz artificial.

3. Sal de los núcleos urbanos

Siempre que puedas alejarte del asfalto, hazlo. Cuanto más verde y frondoso sea el entorno en el que practicas deporte, más puro será el aire que respires. La contaminación del aire urbano es un gran riesgo para la salud, la economía y la seguridad global. De hecho, se calcula que el 80% de la población urbana mundial respira aires que se sitúan en un nivel de contaminación superior al recomendado por la OMS. Y es que, aunque no lo parezca, la contaminación es la cuarta causa de mortalidad en todo el mundo. Así pues, el campo siempre será mejor que la ciudad y un parque mejor que una avenida.

4. Busca la tierra y evita el hormigón

Los estudios también dicen que el calzado deportivo se adhiere mejor a los suelos y terrenos donde no hay asfalto.  Por lo tanto, cualquier espacio de tierra y vegetación que huye de las superficies duras de hormigón, cemento y alquitrán, te ayudará a mejorar tu rendimiento, tus marcas y sobre todo tu estado físico. La amortiguación de la suela del calzado es clave para evitar lesiones por ejemplo en las rodillas. Otra superficie blanda adecuada para la práctica deportiva es el césped. Además, algunos estudios recientes apuntan que cuando nos movemos en superficies blandas se queman más grasas. Así que los beneficios se pueden ver en muchos aspectos.

¿Y qué deportes puedo practicar si vivo en una zona urbana?

Teniendo en cuenta que priorizamos las salidas al aire libre, si no haces deporte en equipo, te recomendamos el running, la bicicleta, el yoga, el pilates y la natación. La mayoría los puedes practicar en un parque. De hecho, un parque es una zona óptima porque están mejor oxigenados y cambiar de ubicación te ayuda a alejarte del ruido, del estrés diario y te acerca a la desconexión física y mental. La promoción de obra nueva en Madrid, Ferraz 41, te permite hacer escapadas al Parque del Oeste, puesto que está situada al lado de uno de los pulmones verdes de la capital. Pero no es la única, el imponente complejo de pisos de obra nueva en Madrid, Skyline, ubicado en el barrio de Tetuán, también está muy cerca del parque Rodríguez Sahagún.

Si te gusta nadar vale la pena que busques una vivienda con piscina. Así te resultará más cómodo y práctico y no podrás ponerte excusas de holgazán para hacer deporte. Velaya, compuesta por 38 inmuebles de obra nueva en la playa de Estepona y Marina Living, una promo de 216 pisos en el puerto de Badalona, presumen de tener piscina comunitaria para disfrutar de la natación a primera línea de mar. No te engañes, ir a la piscina del gimnasio se te va a hacer mucho más cuesta arriba que hacer natación en la piscina de tu comunidad.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn