¿CUÁLES SON LAS MEJORES CALAS DE LA COSTA BRAVA?

LAS MEJORES CALAS DE LA COSTA BRAVA

La costa Brava, que comienza en la localidad de Blanes y acaba en Portbou es -sin duda alguna-, uno de los parajes naturales más bellos de España. Los amantes del mar encuentran allí descanso, naturaleza salvaje, ambiente de pescadores y un espacio de desconexión muy genuino. Allí se encuentran algunas de las mejores calas de la península. Dicha costa se divide en Alt i Baix Empordà. En este artículo vamos a dar a conocer algunas de las más encantadoras en cada una de estas zonas. ¿Quieres saber cómo son y dónde están? ¡Apunta!

Begur, en el Baix Empordà

El centro del pueblo está situado en la parte superior de una montaña y coronado por un antiguo castillo del siglo XVI. Está considerado Bien Cultural de Interés Nacional y lo rodea una fortaleza cilíndrica de piedra de 5 metros de altura muy bien conservada. Desde allí, se pueden ver todas las que están escondidas entre matorrales, rocas y altos pinos que hay cerca de los acantilados.

Para llegar a todas, lo más recomendable es acceder a pie por el Camí de Ronda. Se trata de un camino milenario que bordea la costa y ha tenido diferentes usos a lo largo de la historia: acceder rápidamente a las calas en caso de naufragio de barcos, vigilar el horizonte para evitar ataques piratas, o incluso controlar el contrabando y el estraperlo. Actualmente, se usa para hacer paseos y unir la mayoría de calas de la zona. Solo en Begur, se concentran 3 tramos de esta archiconocida ruta. Y es que allí encontramos Cala Aiguablava, Cala Sa tuna y Cala Fornells que son cuatro de los escondites marineros más extraordinarios que alberga esta zona de la Costa Brava.

Las dos primeras se caracterizan por estar protegidas y rodeadas de una vegetación frondosa con olivos, pinos y rocas de color liláceo. Además, cuentan con arena dorada y fina, junto con aguas limpias y despejadas de color turquesa. Para proteger y controlar el acceso, hay un servicio de parking, algún restaurante e incluso se ofrece la posibilidad de practicar deportes acuáticos en temporada alta. Cala Fornells, más pequeña y más encajada en la línea de la costa, destaca porque está rodeada de casas de pescadores muy pintorescas.

Tener casa de la que disfrutar en esta zona es todo un lujo y un placer para los sentidos. Stoneweg Living cuenta con una excepcional promoción de obra nueva en la costa Brava: Jardins de Sa Riera. Hablamos de 52 viviendas exclusivas de 3 y 4 dormitorios en el único residencial de esta categoría en una zona perfectamente protegida y blindada por la ley de costas. Cumple con todos los requisitos de adaptación al entorno y respeto al medio ambiente que se exigen actualmente en nuestro país. Utiliza materiales orgánicos de primera calidad y tanto la arquitectura como el diseño de las casas, es moderno. Parte de su gracia reside en integrar los paisajes a través de grandes ventanas y terrazas que se abren imponentes al mar. Además, cuenta con jardines privados para tener intimidad y poder desconectar en paz y despreocuparse de todo.

La Bahía de Roses, en el Alt Empordà

En este enclave costero, esconden grandes tesoros en forma de pequeñas calas todavía bastante salvajes que debes conocer. A la primera, Cala Murtra, se llega por una carretera de curvas atravesando viñedos, mansiones abandonadas y grandes acantilados. Es una playa naturista muy poco concurrida en la que puedes disfrutar de un día tranquilo y desconectar al 100%. La segunda es Cala Montjoi. Si vas en familia y te gusta practicar deportes acuáticos estás en el sitio adecuado. Aunque parezca mentira está ubicada dentro del Parque Natural del Cap de Creus pero es accesible. Tienes unos 300 metros de largo y es famosa entre otras cosas, porque allí es donde se ubicaba “El Bulli” el restaurante del chef Ferrán Adrià. Desde este punto se puede apreciar uno de los mejores atardeceres de la Costa Brava.

A apenas 2 km de Cala Montjoi llegas a Cala Canadell. Es quizá una de las más famosa: cuenta con una playa de unos 70 metros que, al tener grandes rocas y un terreno de difícil acceso, es muy poco visitada. Lo más recomendable es prepararse un picnic para pasar un día entero al sol y al aire libre al más puro estilo náufrago. Y si te gusta practicar el nudismo, aquí te sentirás a gusto.

Eso sí, si tú eres de playa y prefieres no hacer esfuerzo para llegar hasta ella, entonces debes ir a la Platja de L’Almadrava. Son 450 metros con servicios y restaurantes de fácil acceso. Un lugar sosegado, pero no aislado, ideal para familias con niños pequeños.

Pero para poder disfrutar de la naturaleza salvaje en estado puro que te ofrecen todas estas calas del golfo de Roses, lo mejor es tener una vivienda allí. Golden Bay: un edificio de 5 plantas que te ofrece 8 hogares de 2, 3 y 4 habitaciones en primera línea de mar con apartamentos de obra nueva en la playa. Un espacio que puede convertirse en primera o segunda residencia porque te permite estar conectado con la ciudad y también con la naturaleza. Y todo con los mejores acabados y el gusto más exquisito: todos los inmuebles son exteriores o con amplias terrazas, videoportero, pre-instalación de recarga de vehículos eléctricos, armarios empotrados, puerta de entrada blindada con cerradura de seguridad…

¿Si tienes la oportunidad de tenerlo todo, por qué renuncias?

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn