Consejos para tener un comedor Actual, Funcional y con Estilo

Comedor actual, funcional y con estilo

El comedor de una vivienda, junto con el salón y la cocina, se han convertido en el epicentro de cualquier hogar. Si bien el comedor de nuestros padres y abuelos era aquella estancia algo oscura, a la que solo se accedía cuando venían invitados en días señalados, hoy el concepto ha cambiado mucho. Ahora apostamos por tener un comedor funcional y con estilo, que se adapte a las necesidades de nuestra vida familiar y social. Por ello es importante plantearnos cómo hacer de este una zona cómoda y práctica.

El comedor un espacio fundamental en la vivienda

En las viviendas de hoy en día en las que las cocinas son pequeñas, el comedor se ha recuperado como una zona familiar en la que compartir almuerzo, cena y sobremesa. Hemos dejado atrás la idea de que ese espacio es de uso exclusivo para celebraciones especiales y lo utilizamos a diario.

Y es por ello, porque lo vamos a necesitar cada día, que es importante diseñarlo de manera que nos resulte cómodo (y que poner la mesa no se convierta en una pesadilla diaria), que sea funcional (y nos facilite la vida en lugar de volverla más engorrosa), que se adapte a nuestras necesidades (¿para qué tener una mesa para 12 personas si somos 4 en casa y no organizamos cenas con amigos?) y que nos invite a disfrutarlo (y convertir cada comida en un momento distendido de risas y complicidades con nuestros seres queridos).

Analizar espacio y muebles: lo primero

Antes de pensar en cortinas, paredes y alfombra, analiza el espacio y decide cómo va a ser esta estancia. Es importante que sea una zona cómoda, vas a comer allí prácticamente cada día, por lo que las distancias entre las sillas, las paredes y otros muebles, son importantes. Haz la prueba, siéntate cómodamente y retira la silla hacia atrás para salir de la mesa, ¿cuánto espacio ocupa ahora tu silla? ¿puedes pasar cómodamente por detrás del otro comensal? ¿Te puedes mover bien alrededor de la mesa? Las respuestas son claves para escoger tus futuros muebles. Porque vas a necesitar entre 90 y 120 cm alrededor de la mesa para que sea funcional.

El otro aspecto a tener en cuenta es cómo de fácil es el recorrido hasta la cocina. Es importante que estén cerca y que el espacio fluya entre ambas estancias, porque, no nos engañemos, si tenemos que darnos un incómodo paseo cada vez que necesitemos algo, acabaremos comiendo de cualquier manera en la cocina o maldiciendo cada vez que nos sentemos a la mesa y nos hayamos olvidado la sal.

Una opción en cocinas abiertas como la que tienen las 9 viviendas de la promoción en Barcelona Enric Granados de Stoneweg Living en el corazón de la ciudad condal, es adaptar una mesa al lado y en el mismo sentido de la isla de la cocina. Ahorra espacio, es muy funcional (lo tienes todo a mano) y crea un ambiente familiar, al tiempo que con mucho estilo si está en una cocina como la de esta promoción.

Si eres de los que prefieres tener un espacio a parte, las viviendas de la promoción de obra nueva en Madrid, Fuensanta Residencial, ubicada en Móstoles, tienen pensada una muy buena distribución en la que los flujos de movilidad entre cocina y comedor son muy cortos y cómodos a pesar de contar con zonas muy amplias.

Muebles adecuados para la funcionalidad

Ahora que ya sabes dónde colocarlos y en qué espacios os sentís cómodos, llega el momento de escoger la mesa y las sillas. Además de combinar, es importante que las sillas sean ergonómicas, cómodas y livianas y que encajen bien debajo de la mesa para cuando estén recogidas. Es aconsejable que tengan una altura que no supere los 70-75 cm y que no ocupen más de unos 70 cm de ancho.

En cuanto a la mesa puede ser redonda (ideal para estancias cuadradas porque

aporta fluidez), rectangulares (para un comedor con estilo de planta alargada) o cuadradas (son las más difíciles de encajar porque empequeñecen las zonas alargadas y tiene demasiadas aristas para los espacios pequeños).

Tampoco deben faltar otras piezas como un aparador, una vitrina o cómoda donde guardar vasos, platos y otros enseres imprescindibles si vas a comer diariamente en el comedor. Además, es aconsejable tener algún tipo de mueble funcional de apoyo para que la mesa del comedor no se convierta en el lugar donde se acumulan cartas, ordenadores, libros a medio leer o manualidades infantiles.

Escoge una iluminación indirecta adecuada y otra directa (encima de la mesa) que sea sutil y agradable. Es decir, ni demasiado blanca y potente, ni tan tenue que te cueste encontrar el tenedor.

Decoración y color en tu salón comedor

Antes de ponerte a escoger la paleta de colores de tu salón comedor, lo mejor es analizar el espacio y la luz. Si tienes la suerte de tener luz natural a raudales en la zona de comedor como en las viviendas de la promoción de obra nueva en Barcelona Enric Granados, todo va a ser más fácil porque podrás escoger casi cualquier color. Si te gustan los colores fuertes, aplícalo en una sola pared para enmarcar la mesa, por ejemplo, y escoge colores más neutros para el resto de la estancia, incluyendo los muebles.

Si tu casa es más bien oscura, busca una paleta más clara y, si es de tu gusto, apuesta por el blanco. ¿Por qué? Porque nunca pasa de moda, da sensación de amplitud en espacios pequeños y aporta mucha iluminación a las habitaciones más oscuras.

En cuanto a la decoración, si buscas crear un ambiente acogedor y cálido apuesta por los materiales naturales como la madera, el mimbre, los textiles orgánicos, el bambú, el yute… Y no olvides añadir plantas, especialmente de hoja verde, para dar frescura y vida a la estancia.

Si prefieres crear un espacio más sofisticado el cristal, el mármol, la cerámica deben formar parte de tu salón comedor. El terciopelo también es una buena opción, sobre todo, en cojines y detalles textiles. Nunca olvides de añadir plantas, en este caso mejor si alguna es con flor como las orquídeas.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn