ENTREVISTAMOS A ENRIQUE MARTINEZ LAGUNA: VICEPRESIDENTE DE CBRE ESPAÑA

Toda la actualidad sobre el sector y las inversiones en el inmobiliario en España.

 

El sector inmobiliario sigue creciendo a pesar de que aún le queda mucho camino por recorrer. Enrique Martínez Laguna nos concedió una entrevista en la que nos contaba los detalles del sector inmobiliario actual y, sobre todo, si España es o no un buen país para invertir.

Comenzó explicando que este sector debemos dividirlo en dos grandes áreas: residencial y terciario. El primero de ellos se refiere a la promoción de las viviendas y el segundo a la tenencia de inmuebles y a los negocios de rentas. No obstante, comentó que “el sector terciario se recuperó mucho antes que el residencial, por lo que hemos estado en un periodo de recuperación del sector desde 2013, por eso, ahora podemos decir que estamos en la mitad del ciclo”. Efectivamente, se ha hecho un largo recorrido, sobre todo cuando nos referimos a residencial, que, aunque se recuperó dos años más tarde que el sector terciario, se trata de un área productiva y que depende de la demanda del consumidor de vivienda, del empleo y del PIB.

Las ciudades están demandando mucha vivienda y está siendo complicado hacer frente a ella. Martínez Laguna comentaba que la demanda de estos inmuebles tiene que satisfacerse por dos vías de oferta diferentes: una de ellas es la promoción, que se refiere a la venta de pisos, y la otra es el alquiler de las viviendas. Aunque son dos negocios muy diferentes, siempre hay un inversor que está interesado en esas rentas, y en el segundo caso, se trata de “un negocio de pura transformación, un negocio industrial de producción de viviendas”.

Hasta la fecha, solamente se ha usado la primera, ya que es la forma más tradicional (producción y venta de viviendas). “Afortunadamente el mercado español ha pasado de tasas de menos del 10% de alquiler sobre el total del consumo de vivienda, a tasas de entre el 20 y 25%”, añadía el vicepresidente. El problema siempre está en los precios, que siempre están tensión porque la oferta se está desarrollando de una forma más lenta que la demanda.

España seguirá siendo un buen país para invertir 

Si queremos saber si España es un buen país o no para invertir, ya bien sea por capitales extranjeros o nacionales, Martínez Laguna explica que es necesario tener tres componentes en cuenta. “Tiene que ser atractivo en términos de rentabilidad, que sea líquido y que sea seguro”, explicaba. Durante este 2018, España volverá a batir los récords en inversión por encima de los 14 billones de euros, lo que significa que el mercado español es atractivo. Además, cabe destacar que el sector residencial es lo que más interesa al inversor.

En cuanto a las diferentes zonas que están siendo los focos de estas inversiones, el vicepresidente de CBRE comentaba que todo depende de la demanda. Si nos centramos en las oficinas, Madrid y Barcelona son las ciudades donde habrá que fijarse, pero “en otros es donde están los polos de interés”, añadía. “La demanda de vivienda es donde existen las poblaciones principales y donde existen los intereses, o las zonas de interés laboral para la población”.

Enrique Martínez Laguna, quiso destacar que hay nuevos productos en la inversión del sector inmobiliario. Las residencias de estudiantes y las residencias para la tercera edad son productos que están marcando las zonas donde hay que invertir.

Actualmente, un 75% de la inversión que recibe España es por capitales extranjeros, por lo que demuestran que tienen mucho interés en nuestro país. “A día de hoy son grandes tenedores de los grandes activos inmobiliarios” continuaba explicando. La recapitalización que ha venido al país ha sido principalmente de Estados Unidos y de Europa, ya que después de la crisis del 2008 y 2009, se perdió mucho dinero.

En España hay diferentes tipos de inversores y de 2013 a 2015 el que más abundó fue del tipo oportunista, “que es el que encuentra mercados muy fracturados y dañados, con mucho riesgo y, por lo tanto, es un capital que exige mucho retorno” explicaba Enrique Martínez Laguna. Este tipo de capital es fundamental entre la transacción de un periodo de crisis y un periodo de reconstrucción del sector. Una vez pasado esto, y el capital está establecido, lo que interesa al inversor es un mercado estable y menos exigente.

La adaptación a las nuevas tecnologías en el sector 

La importancia de que este sector esté adaptándose a las nuevas tecnologías es primordial. A pesar de que hablamos de un sector muy tradicional, está en plena transformación. Para poder seguir el ritmo, hay que adaptarse e incorporarlo a los “procesos de producción, comercialización y a la tenencia”, añadía. Si este sector no se adapta tendrá un problema, por que no es tanto el recibimiento de la propia tecnología, hay que estar dispuesto e “ir a por ella de una manera proactiva y de alguna manera, las empresas que van a ganar esta partida son las que lideren esta transformación digital en su negocio”, afirmaba.

No obstante, el vicepresidente nos contaba que el futuro ya se está viendo, sobre todo en el sector de retail y de centros comerciales. Además de que el ámbito residencial tiene que transformarse, porque ya son muchas las compañías que existen que están innovando con estos modelos de generación de un negocio totalmente diferentes a los tradicionales.

Concluía diciéndonos que “estamos en pleno cambio, y es que, el que lo haga con éxito lo veremos dentro de cinco años liderando este sector, y que no sea capaz de transformarse digitalmente, probablemente en cinco años ya no esté”.

Escribe un comentario