Las claves para pedir una hipoteca

¿Cómo solicitar una hipoteca?

Te has enamorado de una de las viviendas de Skyline Madrid, de Passatge Living en Barcelona, o de los apartamentos de obra nueva en la playa que ofrece Scenic, en Málaga. Y, por fin, te has decidido. Ahora toca informarte bien sobre los requisitos necesarios para conseguir la hipoteca que te permitirá disfrutar de tu nuevo hogar.

Tras prácticamente dos años de crisis sanitaria, varios indicadores apuntan a que la contratación de préstamos hipotecarios aumentará como consecuencia de la mejora de nuestra economía, los tipos bajos de interés y la demanda de viviendas que nos permitan más espacio. Si este es tu caso, no te quedes con la primera oferta de hipoteca. Infórmate bien y compara antes de firmar.

Todo lo que debes saber

La oferta bancaria es tan amplia y variada que quizás nos podamos perder. Lo más importante es tomarnos nuestro tiempo, conseguir información de cada banco y comparar lo que nos ofrecen y cómo nos lo ofrecen. Pero también deberemos tener en cuenta algunos factores que harán que la hipoteca se convierta en una condena de 30 años o en una buena opción para disfrutar de nuestro hogar. Aquí van algunos consejos para conseguir la mejor:

1. Ten ahorros

La mayoría de las entidades bancarias suelen conceder hipotecas por el 80% del valor de la vivienda, esto significa que necesitarás aportar el 20% restante. Pero, además, la compra de una casa conlleva otros gastos como por ejemplo los costes de tasación, los notariales o los de la inscripción en el Registro de la Propiedad. Infórmate sobre ellos.

2. Haz números

Para que el préstamo hipotecario sea factible para tu economía, su cuota sumada a la de otros préstamos no debía superar el 35% de tus ingresos. Si superan el 40 -50% las entidades bancarias no te lo concederán, dado que consideran que sería difícil llegar a cumplir con tus compromisos bancarios. Por ello, antes de enfrascarte en una hipoteca, es bueno hacer una simulación (existen muchas webs que te lo permiten) para que tengas una idea clara de lo que va a suponer pagar tu casa a plazos.

3. Estabilidad laboral y solvencia económica

Los bancos buscan prestar a quien pueda devolver, la estabilidad en tu trabajo es un punto muy relevante para conseguir el préstamo hipotecario. Los bancos confiarán más en tu capacidad para devolver el préstamo si tienes un contrato indefinido que si es temporal.

4. Ten a punto toda la documentación

El banco te pedirá una larga lista de documentos, entre otros, el DNI/NIF, la vida laboral, las últimas nóminas o los pagos anuales y periódicos del IVA si eres autónomo, la última declaración de la renta y/o patrimonio y los recibos de pagos de otros préstamos que tengas. Así como tus ahorros, tus inversiones, tu patrimonio y otras fuentes de ingresos que pudieras tener, ya sean puntuales o habituales.

5. TIN, TAE, Euribor

Estas tres palabras van a formar parte de tu vida en cuanto te pongas a buscar una hipoteca. El TIN (Tipo de Interés Nominal) hace referencia al precio que cobran los bancos por prestar dinero y es un porcentaje del capital pendiente de devolución. El TAE (Tasa Anual Equivalente) es quizás el más complicado de calcular ya que es una fórmula que tiene en cuenta el tipo de interés nominal del préstamo, la frecuencia de los pagos (mensuales, trimestrales, etc.), las comisiones bancarias y algunos gastos generados por la operación. El TAE nos permite comparar las diferentes hipotecas. En cuanto al Euribor, es el tipo de interés que aplican los bancos en España, se calcula realizando la media del porcentaje a la que los bancos europeos se prestan el dinero a un plazo determinado. El Euribor se publica diariamente.

6. El tipo de interés

Existen distintos tipos de interés fijo, variable o mixto. Cada uno de ellos con sus pros y contras. En el tipo fijo la cuota será siempre la misma, ya que no dependerá de las fluctuaciones del mercado, sin embargo, suelen ser tipos de interés más altos y, por lo tanto, pagarás una cuota más cara. En la cuota variable, es el cliente quien asume las fluctuaciones del Euribor, si este indicador está a niveles bajos, la cuota será más barata, si sube, irá aumentando. En el tipo mixto, se combinan ambos tipos, normalmente, los primeros años suele ser una cuota fija y después se pasa a variable.

7. Los gastos asociados al préstamo

El banco te cobrará comisiones por el estudio, la apertura, la amortización o la cancelación anticipada de la hipoteca. La comisión por la apertura se calcula sobre el total del importe solicitado en compensación a la entidad bancaria por la gestión y formalización del préstamo, y se paga al inicio. La de cancelación o amortización anticipada, es decir, cuando adelantas una parte o todo lo que queda pendiente por pagar, es también un porcentaje sobre el capital reembolsado, pero este dependerá del tipo de hipoteca (si es variable, fija o mixta) que hayas negociado. Solicita que estos datos estén claros antes de firmar ningún documento.

8. El seguro

La ley exige que la vivienda disponga de un seguro de hogar que cubra siniestros como el incendio, inundaciones, etc. A pesar de ser obligatorio, no es imprescindible que dicho seguro esté vinculado directamente a la hipoteca, por lo que puedes comparar y escoger el seguro que mejor se adapte a tus necesidades.

9. La dación en pago

Si pasase lo peor y no pudieras pagar tu hipoteca, existe la posibilidad de entregar la vivienda a cambio del resto del préstamo. Si esto no se negocia con anterioridad a la concesión, después es mucho más complicado conseguirlo y te puedes encontrar en la calle y con un préstamo pendiente durante muchos años.

10. Compara y negocia

No todos los bancos ofrecen lo mismo, aunque lo parezca. Ni las condiciones son inamovibles. Pide información en varios bancos y compara las condiciones, lee atentamente la letra pequeña y pide ayuda a un abogado o a un consultor inmobiliario si no acabas de entender algunos de los entresijos. Cuando te hayas decidido negocia alguna de las condiciones como, por ejemplo, las cuotas de amortización anticipada.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn