¿Cómo hacer tu huerto en casa?

Crear un pequeño huerto en tu hogar, sobre todo si es la primera vez que lo haces, puede suponer un reto complicado. De pronto surgen muchas preguntas y a veces cuesta encontrar respuestas. Por eso hoy te vamos a dar una serie de indicaciones claras para construir tu propio huerto y conseguir así una vivienda más abierta, más sostenible y conectada con la naturaleza.

Lo que empezó siendo una moda de los vegetarianos sibaritas de ciudad se ha acabado convirtiendo en toda una necesidad y se ha implantado ya prácticamente en todas las ciudades europeas.

Y es que la tendencia natural de los seres humanos a conectar con el entorno que nos rodea y a envolvernos de un ambiente sano, nos obliga a buscar alternativas, también en la alimentación, para mejorar nuestra calidad de vida. Cada vez son más las personas que buscan inmuebles con terrazas, amplios balcones o zonas ajardinadas comunitarias donde poder disfrutar de la experiencia de trabajar y compartir un huerto urbano. La era ecológica ha llegado y nadie debe permanecer indiferente a ello.

Y es que existe otra forma de vivir y de comer. Aunque resulta sorprendente, prácticamente todas las hortalizas y verduras se pueden plantar en un huerto urbano, así que, a partir de ahora en tu propio domicilio lo puedes tener todo.

Condiciones necesarias de una vivienda para un huerto urbano

Eso sí, para tener un huerto urbano en condiciones debes tener muy claro que necesitas principalmente 4 cosas: espacio, agua, sol y tiempo.

  1. Un espacio dedicado exclusivamente al huerto. Una zona de la casa bien habilitada donde no se realiza ninguna otra actividad más que esta. Si tienes poco espacio te recomendamos plantar como mucho 2 tipos de vegetales. Si compartes una zona comunitaria con más vecinos, puedes negociar qué os conviene plantar. Si quieres tener éxito y que tu huerto sea productivo debes adaptarte cada trimestre al producto de temporada. Según la FAO, los huertos urbanos pueden llegar a ser más productivos y ecológicos que la agricultura tradicional. En un solo m2 puedes llegar a producir hasta 20 kg de cultivo al año. Así que además de un hobby esto puede ser una auténtica revolución en tu cotidianidad.
  2. Agua para alimentar las plantas, frutas u hortalizas. Es imprescindible.  Ya sabemos que sin agua no hay vida, y las plantas requieren ciertos cuidados. Uno de ellos es el agua. Es bueno crear ciertas rutinas y dedicarse al huerto siempre a la misma hora. La puesta de sol es un buen momento para trabajar en el huerto y supervisar que todo está bien.  Es conveniente regar siempre poco a poco y con regadera. Así el agua queda mejor repartida.
  3. Sol que da vida y hará crecer todo lo que has plantado. Por ello, es muy importante que la zona elegida para crear tu huerto tenga sol, al menos durante unas cuantas horas al día, ya que, si no, no crecerán sanas.
  4. Tiempo. Te recomendamos que dediques 15 minutos diarios a supervisar y cuidar tu huerto. No hace falta más, pero tampoco menos. Debes concebirlo como un tiempo de calidad que te dedicas a ti y a tu vida hogareña. Es más, los expertos nos animan a romper las rutinas y llevar a cabo nuevos proyectos de agricultura ecológica a pequeña escala. Porque diferentes estudios apuntan que estas prácticas sostenibles ayudan a disfrutar del ocio en familia y eso genera estados anímicos que, sin duda alguna, afectan al bienestar de todos los inquilinos del inmueble. Es lo que se conoce en términos económicos como un “win & win”; todos ganamos.

¿Qué necesitas para empezar con tu huerto?

Y una vez tengas claro que dispones de estos cuatro elementos de los que te acabamos de hablar, deberás comprar 3 cosas más: recipientes, sustrato y semillas o plantas. Te lo explicamos.

Recipientes

Hablamos de macetas, jardineras, mesas de cultivo, jardineras verticales o macetas colgantes. Como ves existen en el mercado muchos tipos y formas de recipientes. Es cuestión de escoger el que te interesa más en función del espacio que tengas. Si tu terraza es pequeña, pero tiene paredes altas, apuesta por las jardineras verticales y macetas colgantes. Y si estás lesionado de la espalda o no te gusta agacharte mucho, lo mejor será que optes por las mesas de cultivo. Éstas últimas son ideales para terrazas, patios grandes y jardines. Las hortalizas de raíz como los tomates o las cebollas las debes plantarlas en maceteros o mesas de cultivo y no debes olvidar que necesitan más de 6 horas de luz al día. Si no puedes garantizar esto, te recomendamos que no las plantes.  Las plantas aromáticas como la menta, por ejemplo, necesitan entre 4 y 5 horas de luz al día y las puedes plantar en maceteros colgantes. Y las hojas de lechuga, aunque te resulte extraño, pueden ir en jardineras verticales.

El sustrato

Es uno de los elementos clave del éxito. Para que nos entendamos, el sustrato es un tipo de tierra específica para macetas y recipientes similares. Es muy importante que este sustrato sea ligero, poroso y rico en nutrientes

Semillas o plantas

Generalmente es mejor comprar la planta y ponerla en el macetero directamente. Pero si tienes tiempo y experiencia te recomendamos comprar las semillas.  Debes tener en cuenta qué plantar según la temporada y las estaciones. Aprovecha y consulta los calendarios estacionales y los productos de temporada para no equivocarte. Así como resumen te avanzamos que:

Los tomates, la lechuga, el calabacín y la berenjena, por ejemplo, son hortalizas de verano. También las puedes plantar en primavera, pero estarán más sabrosas y crecerán mejor durante esta estación. El apio, el nabo, las zanahorias y los puerros son hortalizas que es mejor cultivar en invierno. Y las espinacas, las calabazas, la coliflor o las alcachofas son típicas de otoño.

La espectacular promoción de obra nueva en Madrid Skyline, en el barrio de Tetuán, está pensada para las familias del futuro y diseñada para proyectar una vida muy conectada con el entorno. Precisamente por esto cuenta con muchas zonas comunitarias. En una de ellas, está ubicado un huerto urbano en el que todas las familias pueden organizarse y cultivar sus propias plantas y hortalizas. Un proyecto pionero e innovador que camina hacia un futuro sostenible.

Pero si no tienes jardines compartidos puedes montarte un huerto urbano personalizado en alguna de las terrazas de Nicaragua 75, una promoción de obra nueva en Barcelona, en el barrio de Les Corts, o bien Odeón residencial en Sant Andreu. Al contar con habitaciones exteriores y espacios abiertos es muy fácil que puedas aprovechar alguna de sus terrazas para montarte tu pequeña zona verde.

Los tiempos han cambiado… ¿A qué esperas para cambiar tú también?

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn