Prepara tu casa y ponla a punto para Navidad

PON TU CASA A PUNTO PARA NAVIDAD

De todas las festividades de que disponemos a lo largo del año, Navidad es probablemente el ojito derecho para muchos de nosotros y no me refiero solamente a los más pequeños, ya que también los adultos disfrutamos de estas vacaciones empaquetadas de grandes dosis de regocijo e ilusión.

Es cierto que la máxima de esta fiesta son los regalos y por ello, diferentes tradiciones se aúnan para que nadie se quede sin el suyo: el Tió de Nadal es el tronco de la mitología catalana que caga obsequios a los más pequeños; el Olentzero es el carbonero de la tradición navideña vasca que baja regalos del bosque a los niños, y los Reyes Magos son los tres personajes de la tradición cristiana que viajan siguiendo la estrella para agasajar el nacimiento del niño Jesús. Sin embargo, la Navidad no solamente trae consigo los presentes, sino que las reuniones familiares, las cenas hasta altas horas de la madrugada o el reencuentro con seres queridos son también situaciones ligadas a esta festividad.

UN HOGAR PARA CELEBRAR

Nuestras viviendas se convierten en Navidad en hogares donde celebrar, comer, beber, reír y pasar un buen rato. Son el centro neurálgico de no pocas reuniones y por ello es importante decorar algunas estancias con mimo y esmero para que, junto con nuestros invitados, sigamos compartiendo el espíritu de la Navidad. Las más destacadas son, sin lugar a dudas, la cocina, el salón y el comedor. En estos tres lugares es donde se desarrolla todo el proceso desde antes incluso de que vengan los invitados hasta el momento en el que salen por la puerta y, por este motivo, uno de los factores a tener en cuenta a la hora de invertir en una vivienda es la cocina. Esta estancia es el epicentro del hogar y debe ser amplia, diáfana y, sobre todo, práctica. Las cocinas de la promoción de Alfonso X, 8 exclusivas viviendas de lujo situadas en pleno corazón de Almagro (Madrid), gozan de todas las comodidades entre las que se incluye una gran isla donde tus invitados podrán tomar una copa de vino mientras tú acabas de preparar los aperitivos con los que, a continuación, los agasajarás. No hace falta que la decoración sea excesiva, porque no será allí donde se desarrolle la reunión, pero sí que pequeños detalles como unos trapos navideños, un muérdago decorando la ventana o unas velas perfumadas marcarán la diferencia.

Ahora bien, si prefieres una vivienda con la cocina integrada en el salón-comedor una buena opción a barajar sería la promoción de Nicaragua 75, porque estos pisos tipo loft situados en el barrio de Les Corts, en Barcelona, prescinden de muros divisorios que encorsetan el espacio y optan por estancias abiertas y comunicadas para que no pierdas el hilo de la conversación mientras preparas la cena.

EL EPICENTRO DE LA CELEBRACIÓN: EL SALÓN-COMEDOR

Alrededor de la mesa del comedor es donde se va reunir toda la familia para compartir y celebrar momentos que, con el tiempo, resultarán nostálgicos.

En este sentido, la decoración puede ser una gran aliada con la que, en secreta connivencia, agradar a nuestros invitados. Es importante no recargar mucho la mesa, porque la comida es la que debe poseer todo el protagonismo y para ello puede ser interesante decorarla con un centro navideño compacto y fácil de mover para que, de esta manera, en el momento en el que empiecen a salir los platos, podamos retirarlo a otra superficie desde donde siga decorando, pero sin estorbar.

La promoción de Fuensanta, 98 viviendas de obra nueva edificadas en Móstoles, combina salón y comedor: estancias amplias con acceso a una terraza de 40 metros cuadrados que podrían ser decoradas con unas cortinas de luces que ayudarían a crear el ambiente perfecto para las reuniones navideñas.

En la decoración, también en la de estas fechas tan emotivas, lo más importante son los detalles y por ello es preferible no sobrecargar las estancias con muchísimos objetivos decorativos que acabarían embrollando el espacio y provocando una sensación de ahogo.

Opta por un árbol de navidad que sea el foco de todas las miradas y decóralo con bolas que sigan una gama cromática clara: ¡verdes y rojas para los más clásicos, y doradas y rosa pastel para los más eclécticos! Todo vale siempre y cuando creemos armonía con el resto de elementos como, por ejemplo, los textiles: unas simples fundas de cojín con motivos navideños o unas mantas en las mismas tonalidades que la decoración del árbol serán suficientes para que nuestros invitados no olviden una cena envuelta de magia y de buen gusto.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn